Venezuela y el aleteo de la mariposa

Ayer compartí con ustedes mis apreciaciones sobre lo tardío de la propuesta de diálogo y negociación que hicieron México y Uruguay, siendo que este último ya abandonó esa posición justo en Montevideo, con ocasión de la reunión convocada por su presidente Tabaré Vázquez y el Grupo de Contacto creado por la Unión Europea.

Ya son cada vez más los que se alinean para pedir nuevas elecciones como solución inicial al conflicto venezolano. El problema que sigue persistiendo en ellos es pedir elecciones a quienes mantienen secuestradas a las instituciones y poderes públicos así como a la mayoría de la población. Nuevamente resulta inadecuado hacer esta petición, ya que sería como esperar que saliera agua limpia de una cloaca.

Por ello, cobra especial pertinencia la estrategia que desde el 23 de enero planteó el Presidente (E) juan Guaidó, en la que pide elecciones libres-si- pero luego del cese de la usurpación y del establecimiento de un gobierno de transición que reinstitucionalice los mecanismos básicos que hagan posible un proceso electoral limpio, auditable y creíble. En este caso, el orden de los factores si altera el producto.

Más allá de esta nueva derrota para el Gobierno que usurpa el poder en Venezuela, me resulta interesante cómo el tiempo nos está regalando las verdaderas dimensiones de un problema que el mundo dejó pasar, como si no fuera a afectarlos en algún momento.

Por ello, resulta interesante que la misma representante de la Unión Europea ya está advirtiendo que el conflicto venezolano se trata de un problema que puede afectar al mundo entero por las intrincadas y peligrosas alianzas que fue tejiendo el régimen, con la mirada interesada o indiferente de muchos actores. Los interesados sencillamente se aprovechaban y aprovechan del maná venezolano y los indiferentes respondían que la crisis de los venezolanos debía ser resuelta por los venezolanos.

Estamos llegando al llegadero, donde se está manifestando toda la complejidad y el alcance mundial del conflicto venezolano, al cual no puede aplicársele nociones simplistas de guerra fría sino usando conceptos modernos que demuestran cómo el aleteo de una mariposa puede ser capaz de generar las peores tormentas, para luego traer la calma.

En ese proceso, las ondas del aleteo están sacando a los verdaderos actores que han alimentado y usufructuado de nuestro conflicto. Y no me refiero a los que ya sabemos: guerrilleros, narcotraficantes, cubanos, colectivos armados, etc. Es decir la joya con la que se rodeó el régimen para humillar sin límite a la población venezolana. Esos que sólo saber hablar el lenguaje de la violencia.

Sin embargo, todavía faltan. Nos sorprenderemos. Y hasta que no salgan todos no será posible poner punto final a esta dura etapa.

De frente y sin miedo

Como especialista en resolución de conflictos, siempre dije que Venezuela no saldría del régimen hasta que se atreviera a ver de frente y sin miedo a quien lo ha sojuzgado.

Creo que ese momento ha llegado, con el apoyo de la mayoría de la población y de la comunidad internacional. Nos estamos graduando como país, y eso implica saber hacer frente a quienes atentan contra su propia esencia y su propia existencia.

Por eso, quienes piden un desenlace inmediato para poder ser felices de nuevo les digo, esto ahora es que le falta, pero lo bueno es que ya comenzó el aleteo de la mariposa que llevará la libertad a Venezuela.

* * *

Las opiniones expresadas en esta sección son de entera responsabilidad de sus autores

Share on FacebookTweet about this on Twitter

Comentarios

Efecto Cocuyo

Deja un comentario